martes, 13 de noviembre de 2012

¿ES LA MANGA GÁSTRICA LA MEJOR OPERACIÓN CONTRA LA OBESIDAD? ¿GOLD STANDARD?


Existe una variedad de cirugías contra la obesidad mórbida, unas más complejas que otras, en donde por cierto se obtienen mejores resultados en lo que respecta a la baja de peso, pero hay que recordar que mientras más compleja es la cirugía mayor es la probabilidad de tener complicaciones aún en las mejores manos del mundo. Hay que recordar que el cirujano puede ser excelente, pero la tela, es decir el ¨factor paciente¨, tiene una serie de condiciones que en ocasiones hacen difícil la cicatrización y se pueden presentar complicaciones.

Históricamente se empezó en el mundo por los años sesenta con unos bypass intestinales que muchos de ellos tuvieron que ser revertidos debido a las graves complicaciones nutricionales que presentaban los pacientes. En los ochentas se empieza en la Universidad de Iowa a hacer grandes series de casos con procedimientos restrictivos, la técnica en esa época se llamó Gastroplastía Vertical en Banda Anillada, técnica quirúrgica que me llevó a ganar el premio Kaelin por ser el primer cirujano en realizarla en el Perú. Con el pasar de algunos años,  debido a que los pacientes reganaban un poco del peso perdido se vuelve a procedimientos mixtos y se dejan de lado los procedimientos puramente restrictivos. Estos procedimientos mixtos a los que nos referimos tienen una función restrictiva y una acción de exclusión de cierta porción intestinal que tiene por finalidad disminuir el área de absorción del tubo digestivo, algunos ejemplos son las derivaciones biliopancreáticas, by pass gástricos y los switch duodenales y que con la aparición de la laparoscopia en el mundo algunas de estas técnicas se están y las estamos reproduciendo por esta vía.

Sin embargo, luego de diversos estudios y el afán de encontrar la técnica quirúrgica ideal para la obesidad a través de los tres factores fundamentales; la pérdida del sobrepeso, la incidencia de complicaciones y el porcentaje de reganancia de peso, la tendencia actual es de simplificar lo que se deba hacer de acuerdo al paciente y se considera por muchos que una manga gástrica, que es un procedimiento puramente restrictivo es una buena opción, como el primer paso, por la relativa baja complejidad del procedimiento, lo que hace que exista menos probabilidad de complicaciones. Por ser un procedimiento puramente restrictivo los controles en el post operatorio son más simples, es raro que se presenten complicaciones nutricionales, pero pueden presentarse sobre todo en pacientes que se pierden en el seguimiento post operatorio. En otras palabras es una operación con baja incidencia de complicaciones y de mortalidad y es una opción excelente incluso para pacientes de alto riesgo que no son candidatos para otras técnicas quirúrgicas de obesidad. Además las cifras muestra que luego de una operación de manga gástrica se produce la resolución de muchas comorbilidades (enfermedades asociadas a la obesidad) incluyendo la diabetes tipo 2.

En cuanto a las técnicas mixtas, no es que se estén dejando de lado, para nada. Aún son técnicas vigentes que están indicadas en casos especiales de obesidad según demuestran los estudios actuales. Se ha demostrado que las derivaciones biliopancreáticas y los switch duodenales presentan una mayor pérdida de sobrepeso en pacientes superobesos (IMC mayor de 50) y un mejor control de enfermedades asociadas comparado con los pacientes sometidos al bypass gástrico.

En conclusión, aún no me atrevería a seleccionar una técnica quirúrgica como el ¨Gold Standard¨ pero si podría afirmar que actualmente la Manga Gástrica es una opción que cada día repunta en el campo de las Cirugías Bariátricas a pesar de que existe un riesgo de reganancia de peso.