Obesidad: Pandemia del siglo XXI

A la Obesidad se le llama la pandemia del siglo XXI debido al incremento exagerado de personas afectadas por obesidad a nivel mundial, sobre todo en países del primer mundo en los últimos 30 años. En la actualidad sabemos que la obesidad es una enfermedad crónica devastadora, se le llama enfermedad crónica pues no es una enfermedad aguda como una gripe que tiene su fase inicial y después de algunos días desaparece; en este caso la obesidad no se cura hasta que no se baja de peso cercano al ideal de una persona según su biotipo.
La obesidad presenta deterioro progresivo de la salud en sus tres áreas; biológico, psicológico y social y cuando llega a sus fases avanzadas de enfermedad el querer bajar de peso por sus propios medios es casi imposible para un paciente, es justamente por este motivo que hoy en día la Cirugía Bariátrica ha salido al frente de esta pandemia, pues es la única herramienta útil con la que se cuenta para obtener resultados favorables a largo plazo.

CAUSAS DE LA OBESIDAD

Por el momento se conoce que la causa de la obesidad es multifactorial, quiere decir que existe un conglomerado de factores que predisponen a la persona a padecerla. Entre los factores de riesgo que se describen actualmente van desde el entorno ambiento-cultural, el tipo de alimentación, la frecuencia y la cantidad que se ingiere, el gusto, gasto calórico, estilos de vida, tipo de trabajo, falta de ejercicio, tendencias constitucionales y familiares.

Es importante remarcar que algunas enfermedades de tipo endocrinas como el hipotiroidismo, que conllevan al aumento de peso y al trastorno de metabolismo no son consideradas como causantes de la obesidad puesto que existe un desbalance hormonal que con tratamiento llega a revertirse.

Aunque todavía no se ha encontrado “el gen” de la obesidad, solo en contadas situaciones, se puede tener en cuenta “el factor genético hereditario” que todo patrón familiar tiende a presentar. Por otro lado, tal vez el saber que existen diferencias en el trayecto de la longitud del intestino delgado pueda ser que tenga relación con la cantidad de capacidad de absorción de nutrientes.
Asimismo hace más de 10 años se han encontrado ciertas sustancia químicas en determinadas partes del estómago y recientemente las mismas en el intestino que puede que tengan relación con la saciedad y el hambre aunque no se define aún si son parte de la causa de la obesidad. Solo se describe a las probables causas que conocemos más no se mencionan lo que no se conoce.


ENFERMEDADES ASOCIADAS

La obesidad se asocia a enfermedades de cualquier sistema o aparato del cuerpo humano poniendo en riesgo muchas veces la vida del paciente. Uno de los primeros problemas asociados que se presentan son las llamadas alteraciones psicosociales; que son las dificultadas que la persona presenta en su vida cotidiana desde la ropa, asearse hasta la vida sexual y eventos sociales y que terminan en depresión u ocasionándo algún otro trastorno psiquiátrico.

El aparato cardiovascular es una de lo mas afectados pues el acumulo de depósitos de colesterol y de triglicéridos en las arterias pueden conllevar a los infartos cardiacos, la hipertensión arterial, varices y accidentes cerebrovasculares. También se producen alteraciones en el metabolismo como en el caso de la Diabetes Mellitus tipo II, intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina, gota; en el aparato respiratorio el apnea del sueño, roncopatías, dificultad respiratoria; en el sistema digestivo, cálculos vesiculares, reflujo gastroesofágico, hígado graso; en el sistema osteoarticular aparece la artritis y artrosis de grandes articulaciones como las rodillas y caderas y comprensión de la columna; y otras como psoriasis y alteraciones menstruales.

De igual manera las personas que padecen de obesidad tienen un riesgo agregado a la aparición de cáncer de endometrio, de ovario, mama en el caso de la mujer y cáncer de colon, de próstata, de vesícula biliar en caso de hombres.

Hasta cierto punto se puede hacer una comparación con un coche, una cosa es tener un carro para 3 personas y caminarlo con 4 o 5 o más personas. Los elementos de sostén del cuerpo se van gastando hasta que se dañan como es el caso de las grandes articulaciones. Siguiendo con el ejemplo del carro el motor que equivale al corazón también funciona con recarga de peso y eso ocasiona mayor gasto cardiaco, el sistema de refrigeración que equivaldría a los pulmones también se ve afectada, sobre todo por el aumento de grasa intrabdominal, que evita una buena función diafragmática.

Finalmente la persona que padece de obesidad acorta su expectativa de vida no solo en lo fatal sino también en la calidad en la que vive pues aparecen nuevas limitaciones que intervienen en lo cotidiano.